viernes, 1 de febrero de 2013

Marzo 18

18 de Marzo / Die 18 Martii. Quintodecimo Kalendas Aprilis. 


En Jerusalén, san Cirilo, Obispo, Confesor y Doctor de la Iglesia, el cual padeció de parte de los Arrianos muchas injurias por defender la fe, y desterrado muchas veces de su Iglesia, al fin, esclarecido en santidad, murió en paz. De la pureza de su fe dio preclaro testimonio el primer Concilio ecuménico de Constantinopla escribiendo al Papa san Dámaso.
Hierosolymis sancti Cyrilli Episcopi, Confessoris et Ecclesiae Doctoris; qui, ab Arianis multas pro fidei causa perpessus injurias et ex Ecclesia sua saepe depulsus, tandem, sanctitatis gloria clarus, in pace quievit. Ipsius porro intemeratam fidem prima
Constantinopolitana Synodus oecumenica, sancto Damaso Papae scribens, praeclaro testimonio
commendavit.


En Cesarea de Palestina, el triunfo de san Alejandro, Obispo, el cual yendo de una ciudad de Capadocia, de que era Obispo, a visitar los Santos Lugares, y llegado a Jerusalén, en cuya Iglesia era a la sazón Obispo Narciso, ya anciano, por revelación divina le sustituyó en el gobierno. Más tarde, en la persecución de Decio, siendo él ya muy anciano y respetado por sus venerables canas, fue conducido a Cesárea, y encerrado en una cárcel por confesar a Cristo, consumó el martirio.
Caesareae, in Palaestina, natalis beati Alexandri Episcopi, qui de Cappadocia, ex propria civitate, ubi erat Episcopus, sanctorum locorum desiderio Hierosolymam petiit; atque ibi, cum a Narcisso, ejusdem urbis Episcopo, jam sene, illa regeretur Eccldsia, ipsius gubernacula, divina edoctus revelatione, suscepit. Postmodum vero, in persecutione Decii, cum jam longaevae aetatis veneranda canitie praefulgeret,ductus est Caesaream, et clausus in carcere, ob confessionem Christi, martyrium complevit.


En Augsburgo, san Narciso, Obispo, el primero que predicó el Evangelio a los pueblos de Recia; pasó después a España, y convertidos en Gerona muchos infieles a la fe de Cristo, allí mismo, en la persecución del Emperador Diocleciano, juntamente con el diácono Félix, recibió la palma del martirio.
Augustae sancti Narcissi Episcopi, qui primus in Rhaetia Evangelium praedicavit; deinde in Hispaniam profectus est, et, cum Gerundae multos ad Christi fidem convertisset, ibidem, in persecutione Diocletiani Imperatoris, una cum Felice Diacono, martyrii palmam accepit.

Allí mismo, los santos Mártires Trófimo y Eucarpio.
Ibidem sanctorum MartyrumTrophimi et Eucarpii. 


En Inglaterra, san Eduardo Rey, que, muerto por los engaños de su madrastra, resplandeció en muchos milagros.
In Britannia sancti Eduardi Regis, qui, dolis novercae necatus, multis miraculis claruit.

En Nicomedia, diez mil santos Mártires, que por la confesión de Cristo fueron pasados a cuchillo.
Nicomediae sanctorum decem millium Martyrum, qui, pro Christi confessione, gladio percussi sunt.


En Luca de Toscana, la dichosa muerte de san Frigidiano, Obispo, ilustre por la virtud de los milagros.
Lucae, in Tuscia, natalis sancti Frigdiani Episcopi, virtiite miraculorum illustris.


En Mantua, san Anselmo, Obispo de Luca, y Confesor.
Mantuae sancti Anselmi, Episcopi Lucensis et Confessoris.


En Cagliari de Cerdeña, san Salvador de Horta, Confesor, de la Orden de los Frailes Menores, que resplandeció en virtudes y con singular don de milagros, y fue contado por el Papa Pío XI en el número de los Santos.
Carali, in Sardinia, sancti Salvatoris ab Horta, Confessoris, ex Ordine Fratrum Minorum, qui, virtutibus et singulari miraculorum dono claruit, et a Pio Papa Undecimo inter sanctos Caelites adnumeratus est,


Y en otras partes, otros muchos santos Mártires y Confesores, y santas Vírgenes.
R. Deo Gratias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario